Legumbres

Ricas en proteínas, las legumbres tienen un alto contenido en fibra, un elemento esencial en la salud. Duplican en cantidad de proteinas a los cereales y es semejante e incluso superior a las carnes y los pescados.

Combinando legumbres y cereales se logra una proteína completa, por ejemplo arroz con lentejas. Además, las legumbres contienen minerales  como el calcio, hierro y magnesio, vitaminas del grupo B y abundantes hidratos de carbono.

Las más consumidas son las judías blancas y rojas, las habas, los guisantes, las lentejas, los garbanzos y la soja.

Destaca su bajo contenido en grasa inferior al de cualquier otro alimento proteico.

Semanalmente
(2 raciones - una ración es
media taza)

Consejos

 

Inclúyelas en forma de cremas, purés, en ensaladas y sopas.

Varíalas a lo largo de la semana.

Para que se digieran mejor cocínalas con un poco de comino y de postre un yogurt.

Si a tu hijo no le gustan las legumbres:

  • Ofrécelas en forma de purés.
  • Prueba con una crema de garbanzos, un poco de sésamo tostado, aceite y una pizca de sal. Ideal con un poco de pan.
  •  Haz ensaladas frías y mézclalas con alimentos que les gusten.

Si las combinas con un cereales obtendrás una proteína de igual calidad que la de la carne o el pescado. Ese día no hace falta que el niño tome un segundo de carne, pescado o huevos.